Google+ Badge

lunes, 4 de julio de 2016

CORRIENTE TRÄBERT. CURSO DE ELECTROTERAPIA DR. SALVADOR RODRÍGUEZ BECERRA. 2016

CORRIENTE TRABERT:
CASO CLÍNICO I.

1: Paciente masculino de 18  años de edad quien presenta dolor lumbar baja y sacro, con antecedente de haber tenido hace 5 meses de una tendinitis Aquilea unilateral sin respuesta a tratamiento medicamentoso (4 meses y remite solo), además de haber tenido irritación en ojo, acude a reumatología y se le diagnóstica espondilitis anquilosante.

Favor de tratar el dolor actual de columna con corriente Trabert.


a) Algunos alumnos pensaron que el dolor en el tendón de Aquiles era debido a una radiculopatía L5-S1, más hay que recordar que la espondilitis anquilosante es una entesopatía,  es decir afecta las entesis (unión del tendón al hueso), pudiendo ser la primera y única manifestación de una espondilitis.

b) El ojo rojo también puede ser una manifestación de la espondilitis anquilosante.

c) La mayoría de los equipos pusieron los electrodos con técnica de paravertebrales lumbares y sacros, pero se comentó que esta enfermedad se manifiesta con inflamación de la articulación sacro-iliaca (Sacroilitis) dando la apariencia de un lumbar y sacro, que al explorarlo nos limita hacia la articulación mencionada. Por lo tanto los electrodos deben colocarse sobre la articulación sacro-iliaca, con el electrodo (-) sobre punto doloroso "proximal" y (+) distal a este.   

______________________________________________________________________________

CASO CLÍNICO II

2: Paciente femenino de 50 años con dolor en borde radial de la muñeca de 3 meses de evolución, que labora en una fábrica donde embolsa dulces, acude con médico general quien le diagnóstica probable túnel del carpo, se deriva a terapia física, se dan 15 sesiones con corriente interferenciales de 0-200 Hz sobre el túnel del carpo con una respuesta favorable parcial del 10 al 20 %. Más el dolor continúa incapacitante lo que impide el trabajo.
Por dicho motivo se decide iniciar tratamiento con corriente Träbert.      

a) Es importante recordar que aunque sea visto por un médico en este caso médico general, o de otra especialidad no habituados a ver estos casos,  existe un diagnóstico erróneo, el túnel del carpo es un atrapamiento del nervio mediano, por lo que genera parestesias en las etapas iniciales a nivel de la cara palmar del pulgar, índice, medio y borde radial del dedo anular. Puede generar dolor misma zona y posteriormente se acompaña de debilidad en músculos inervados por el nervio mediano. Por lo cual no corresponde a este caso.

b) El dolor localizado en el borde radial de la muñeca y por la actividad de la paciente nos debe hacer pensar en una tenosinovitis de Quervain, que es el atrapamiento del abductor largo y extensor corto del pulgar a nivel del primer túnel de la muñeca.

c) La prueba para diagnosticar dicho padecimiento consiste en atrapar el pulgar con el resto de los dedos y realizar una desviación cubital de la muñeca, generando dolor en el punto referido por la paciente borde radial de la muñeca.

d) Los electrodos deben colocarse entonces: (-) en el punto doloroso, (+) en el dorso de la mano, si prácticamente quedan muy cercanos los electrodos entre sí, podemos desplazar el (-) proximal al primer túnel.   

e) Recordemos que además el equipo tiene la función de inversión de la polaridad a la mitad del tratamiento.


Dr. Salvador Rodríguez Becerra.
Médico Especialista en Rehabilitación.
Posgrado en rehabilitación pediátrica.

1 comentario: